Green Arrow nº19

Título: Días del futuro incierto
Autor: David Guirado
Portada: Ernesto Treviño
Publicado en: Diciembre 2015

Bane es el dueño y señor de Star City pero ¿cómo llegó a ocupar esa posición? ¿Cuáles fueron las víctimas que fue dejando en su camino? ¿Y cómo es que Green Arrow no pudo detenerlo? Entra y descubre esta terrible historia!!
Tras naufragar en una isla desierta, el industrial Oliver Queen tuvo que aprender a cazar y a sobrevivir en la jungla. Hoy utiliza esas habilidades para continuar la caza en una jungla muy diferente. Armado sólo con su arco, sus flechas y sus agallas, lucha con todas sus fuerzas para hacer un mundo más justo. El es...
Creado por Mort Weisinger y George Papp

Resumen de lo publicado:Diez años en el futuro, la ciudad de Star city está bajo el tiránico gobierno de Bane y Green Arrow y Arsenal son dos proscritos que luchan contra él. Mientras tanto, Silver St. Cloud no puede hacer otra cosa que lamentarse, pues ella tiene la culpa de todo lo que le ha ocurrido a la ciudad.


4 años en el futuro. Star City

Era cerca de la medianoche. Bane se encontraba saltando por las azoteas de Star City. Por algún extraño motivo se sentía nervioso. No debería encontrase molesto por nada, ya que en apariencia esa noche estaba transcurriendo como una más, sin nada en el horizonte que le impulsase a pensar que algo se iba a salir de su rutina.

Ya hacía un par de años que era el amo y señor de la ciudad. Había aplastado con sus propias manos a todos aquellos que se le habían opuesto hasta el momento. Exceptuando a aquel arquero que se creía que la ciudad todavía era su coto privado de caza.

Bane se retiró levemente la máscara y empezó a toser. Tras mirarse la mano que había usado para taparte la boca, se sorprendió al encontrarse unos restos de sangre. Hacía ya algunas semanas de la última vez que le sucedió algo parecido, incluso había borrado de su mente el recuerdo.

“Por lo menos, ya sé que es lo que me preocupaba y a que se debía mi mal presentimiento”, pensó para sus adentros.

10 años en el futuro

Silver St. Cloud estaba sentada en un mugriento sofá. Tenía los ojos rojizos de haber estado llorando intensamente. Además, unas vistosas ojeras evidenciaban que llevaba un tiempo considerablemente sin haber dormido en condiciones.

Una figura enmascarada la contemplaba desde la ventana. La mujer de los cabellos plateados continuaba regocijándose en su propia pena. El sentimiento de culpabilidad le había estado atormentando desde hacía ya demasiados años. Pero ese sentimiento no era lo que necesitaban en esos momentos. Eso no ayudaría a traer de nuevo a Ollie de vuelta.

Silver seguía sin percatarse de la presencia que al observaba cuando escucho un ruido. El de alguien golpeando levemente su ventana. Mientras se acercaba a comprobar quien podía estar reclamándola por un momento le vino un nombre a la cabeza.

- ¿Bruce?- preguntó Silver, con apenas un hilo de voz.

Sin embargo, una voz femenina fue la que le respondió. Saliendo de entre las sombras, la figura de una veinteañera fue la que entró a través de la ventana.

- Batman lleva años muerto- declaró la chica- A mi pesar. Nos vendría muy bien para lo que tengo en mente.

- ¿Mia? ¿Qué estás haciendo aquí?- se sobresaltó Silver al reconocer la voz de su peculiar visitante.

Mia Dearden, la otrora conocido como Speedy(1), lucía verdaderamente estrambótica. Portaba una vieja manta que le hacía las funciones de capa y a la vez de capucha. Esa especie de atuendo le resguardaba de mostrar que debajo de la misma levaba unas mallas rojizas, claramente pertenecientes a uno de sus antiguos disfraces de superheroina.

- Silver, he tenido un mal presentimiento. Ollie y Roy habían salido a una misión. Hace horas que tenían que haber vuelto al refugio y…- empezó a contar Mia hasta que fue interrumpida por Silver.


- ¡Basta!- gritó fuera de si- No quiero tener nada que ver con todos estos asuntos. No entiendo porque te has puestos esos harapos y has venido hasta aquí.


Mia permaneció un instante en silencio. Fueron apenas unos segundos pero bastaron para que la actitud de Silver cambiase radicalmente. Dejó de quejarse por la presencia de la arquera y de golpe empezó a sollozar.

- No fue culpa tuya- le consoló Mia mientras le puso la mano encima del hombro.


Mientras tanto, en la Torre de Santa Prisca, Bane se encontraba triunfante. Había recibido unas buenas noticias que le colmaron de un gozo indescriptible. Más aún, esperaba recibir una entrega que cambiaría nuevamente el poder que tenía sobre Star City. De confirmarse lo que esperaba, habría pasado de dominar casi en su totalidad la ciudad a hacerlo completamente. Eliminaría de una vez por todas el último resquicio de esperanza que le quedaba a esa maldita ciudad.

- Señor, sus invitados han llegado y están a buen recaudo- le informó uno de sus secuaces- Se encuentran en la Celda 7 y 13.

Tras su máscara, Bane esbozó una sincera sonrisa. Era el momento que llevaba años ansiando. Tras una guerra que parecía no tener final, por fin tenía en su poder a unos hombres que le habían supuesto una molestia continua.

Los escasos ocho minutos que tardó en llegar hasta las celdas donde Green Arrow y Arsenal estaban confinados se le hicieron eternos. Durante el camino, trato de recrear en su mente una y otra vez lo que pasaría en esos momentos. Por la cabeza de Bane pasaron pensamientos acerca de lo que ocurriría a continuación.

Cuando se plantó delante del lugar de confinamiento de Green Arrow, se pudo relamer al contemplar a un derrotado Ollie Queen. El arquero se encontraba encarcelado, si, pero no era lo único que lo convertía en una persona derrotada. Los robots que le habían vencido habían dado buena cuenta de él.

Sus ropas estaban bastante destrozadas. Le habían dejado sin camisa y apenas portaba cuatro harapos que hacían las veces de pantalones. Pero lo de la vestimenta de Green Arrow era lo de menos. Tenía la cara destrozada. Apenas podía abrir los ojos de lo hinchados que los tenia. Un hilero de sangre le resbalaba por la boca y sin duda había perdido algún diente durante la refriega. Portaba la cara llena de cortes, algunos de los cuales precisaban de puntos de sutura. Todo esto sin contar las magulladuras y moratones que lucía por su destrozado cuerpo.

Bane se quedó un rato observando detenidamente a su enemigo, hasta que este pudo abrir sus maltrechos ojos y comprobar que tenía enfrente a su némesis de la última década.

- ……………- masculló Green Arrow entre dientes.

- No te escuchó, arquero- respondió el villano, mientras se acercó levemente al encarcelado.

Ollie le dedicó una mirada de odio a su rival. Si algo le había caracterizado durante toda su vida es que había sabido ganarse los enemigos correctos. Y sin duda alguna, aquel monstruo que tenía delante había sido una adquisición más que perfecta para esa lista.

- ………- volvió a susurrar Ollie.

Bane se acercó aún más a él, con el afán de escucharle. Green Arrow se ocupó entonces de que le llegase el mensaje escupiéndole en la cara, con un gargajo que mezclaba sangre y saliva.

El enmascarado apenas se inmutó ante tal muestra de desprecio. Su única reacción visible fue el limpiarse el esputo de la cara.

- ¿Te sientes mejor tras esto?- preguntó irónicamente Bane.

- Me sentiré mejor cuando te clave una flecha en la cabeza- dijó el arquero- Algo que es sólo cuestión de tiempo.

En lugar de responder a la réplica, el ahora gobernante de Star City se tomó un minuto de silencio durante el que se centró en terminar de limpiarse el escupitajo que invadía su rostro.

- He vencido a muchos enemigos a lo largo de los años- empezó a divagar Bane- Siempre que lo he hecho a servido para algo. Cuando quebré al Murciélago, las dos veces, sirvió para que la gente me temiese. Tanto en Gotham como cuando sucedió en Star City.

Ollie se tuvo que morder el labio al escuchar la referencia a su viejo aliado y compañero de la Liga de la Justicia. Puede que él y Batman no siempre estuviesen de acuerdo pero en el fondo sabía que Bruce Wayne era alguien a respetar.

- Cuando me ocupe de esos dos payasos, me sirvió para ganarme un puesto en la Sociedad Secreta de Supervillanos de Zoom. Apuesto a que esto ni siquiera lo sabías- prosiguió- Por supuesto que no. Por algo la llaman “Secreta”. Eso me sirvió más de lo que te piensas a la hora de conservar el control de la ciudad.

Algo llamó poderosamente la atención a Green Arrow. No podía dar crédito a que Bane admitiese delante de él que había necesitado ayuda para algo.

- El control de Star city. Eso ha servido mucho a mis propósitos de ser el rey de una ciudad. Lo fui brevemente de Gotham hace ya mucho tiempo pero mi reinado fue efímero(2). Fui derrocado por una burda imitación del murciélago- se lamentó el villano- Apenas si pude disfrutar del dominio de esa ciudad durante apenas un par de semanas. En Star city llevó gobernando durante 8 años.

Ollie Queen estaba forcejeando para tratar de librarse de sus cadenas. Era un gesto inútil pero no iba a quedarse impasible mientras ese engendro alardeaba de haber campado a sus anchas durante demasiado tiempo.

- Si, arquero. El control es muy importante, así como sin duda lo es también el sacar provecho de las cosas- continuó Bane- ¿Y sabes cómo he conseguido mantener apartada a la Liga de la Justicia tantos años de Star City? Eso me ayudo mucho a mantener el control. Fue gracias a la muerte de tu hijo.

Aquello fue demasiado para Ollie. Green Arrow forcejeo con más rabia que nunca. Intentó arrancar las cadenas que le mantenían bien sujeto en la celda. No obstante, estás no cedieron ni un triste milímetro.

- Vas a acabar pagando todo lo que has hecho, maldito asesino- le juró, mientras no cesaba de intentar liberarse en vano.

Bane se tocó la barbilla antes de responder.

- No te esfuerces, viejo. Esas cadenas están hechas de Carbino(3). No pudiste romper este material cuando tenias superfuerza, ¿qué te hace pensar que ahora lo conseguirás? Ah pero tú nunca dejarás de intentarlo, ¿verdad? Al igual que has seguido molestando alrededor de Star city durante está década. Una y otra vez. Siempre interfiriendo.

- ¡Basta ya!- gritó Green Arrow dominado por la ira- ¡Sácame de aquí y pelea como un hombre! ¡Vamos a ese tejado en el que tanto te gusta lucirte y que todos vean como te pateo el culo!

Bane se rio con una carcajada estremecedora.

- Crees conocerme demasiado bien. Pero te has equivocado, anciano. Yo intento sacar provecho de todo lo que hago y matarte a la vista de todos no me serviría de absolutamente nada- sentenció el villano mientras sacaba una pistola.

Apuntó con su arma a la cabeza del arquero a través de las rejas de su celda. Antes de que Ollie Queen pudiese decir unas últimas palabras, apretó el gatillo.


En el apartamento de Silver St. Cloud ella y Mia Dearden seguían abrazadas la una a la otra mientras la primera acababa de enjuagarse las lágrimas.

- Oh Dios Mio- comentó Silver como si acabase de haber sufrido una revelación- Ni siquiera te he preguntado que es lo que haces aquí. Me estabas hablando de Ollie y probablemente fuese algo urgente. Te he entretenido con mi….

Mia ni siquiera le dejó terminar la frase.

- He tenido un mal presentimiento. Roy y Ollie habían salido de misión. Hace horas que tenían que haber vuelto al refugio y no lo han hecho

Silver suspiró aterrada.

- Esta vez es la definitiva. Durante toda su vida como Green Arrow y Arsenal han escapado de la muerte durante incontables ocasiones pero tengo el presentimiento de que ahora no van a volver. Bane está deseando desde hace mucho atraparlos para poder matarlos. No va a dejarlos con vida- dijo lacónicamente Mia, mientras la mujer que tenía delante se encontraba de nuevo al borde de las lagrimas.

- Tenemos que hacer algo. Debe de haber alguna manera de poder salvarlos- suspiraba Silver.

El silencio fue la respuesta de Mia.

- Si todo es tan inevitable, ¿qué haces aquí?- le preguntó a la arquera, mientras lanzaba un puñetazo a la mesa.

- Para hacerte saber que no tuviste la culpa de que paso- respondió sinceramente Mia.


4 años en el futuro

Bane se encontraba apoyado en el uno de los bordes de la azotea, donde se había parado un momento a tomar el aliento. El veneno que bombeaba su sangre estaba empezando a fallarle. No cabía duda de que debía suministrarse una nueva dosis. Por lo pronto, lo único que podía hacer era limpiar la sangre que emanaba de su boca.

Mientras terminaba de hacerlo, se percató de que no estaba solo. Notó una presencia que le resultaba tremendamente familiar.

- No sé cómo has podido atravesar las defensas de Star City. Pero si alguien podía hacerlo ese eres tú, Murciélago- afirmó Bane.

De entre las sombras, surgió el que fuese su primera némesis: Batman.

- Sabías que este momento llegaría- afirmó el caballero oscuro.

- Y tú sabías que dije a la Liga a la Justicia lo que haría a Star city si alguien más osaba poner un pie en la ciudad- sentenció Bane.

Batman le miró fijamente.

- Pero no lo harás- afirmó el murciélago.

- Contigo se aplican otras reglas. Esperaba que tarde o temprano aparecieses- Bane sonrió satisfecho.

Continuará…

Si te ha gustado la historia, ¡coméntala y compártela! ;)

Referencias:
1 .- Como ya advertimos en el capítulo anterior, y sobre todo para aquellos lectores que estén más familiarizados con el personaje por la serie "Arrow", Mia Diarden es una prostituta acogida por Oliver como su pupila y que ahora porta el manto de Speedy despues de Roy Harper. Thea Queen es un personaje totalmente creado para la serie de TV que nunca apareció en los comics.
2 .- Ver la saga Batman: Knightfall.
3 .- El Carbino es un material existente, uno de los más duros y resistentes creados por el hombre.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada